Sobre Trayecto hacía algunos días de Hernán Contreras por Gladys Mendía

retiro Portada trayecto

Trayecto hacía algunos días de Hernán Contreras, nos invita a pasear por su barrio, compartir la mirada aguzada y sensible. La crudeza de las calles bajo la luz de sus ojos. La luz como agua desbordando por el paisaje citadino, iluminando los personajes anónimos retratados en versos. La memoria como espacio de reflexión, de crítica. Este libro funciona con imágenes de la impermanencia:

Hay una gran sensibilidad ante la trizadura de un vidrio

cuando ese es el particular don de las cosas: romperse.

Poetizar lo ayuda a relacionarse con lo vivido, los lugares, las personas. Mantener la ecuanimidad más allá de las emociones:

Volveré al barrio donde crecí
y así podré escribir sobre él.
Entonces no será recordarlo con la típica nostalgia, será revivirlo, será vivir el recuerdo en el presente.                                                              

Solo así aceptaré las diferencias y el tiempo:  aceptaré que muchos se han ido.

El imaginario poético tiene esa capacidad de hacer las conexiones más extrañas y hermosas. Unir los contrarios generando belleza. Contreras logra llevar el lector a su ritmo, mostrarnos su (nuestra) vida, tal como lo hacen los fantasmas de Scrooge en el famoso cuento de navidad. Nos pasea por situaciones que vivimos a diario y en el apuro del día a día, nos negamos a experimentar en profundidad, tal vez por miedo al sufrimiento. El poeta no desea el lector dormido en fantasías, nos pone directamente en relación con lo humano, ojos bien abiertos, por eso creo que la luz es el símbolo que caracteriza este libro.

Es inevitable conectarlo con Poemas humanos de Vallejo. Obviamente, cada uno en su estilo, plantean los diversos temas de nuestra condición humana. Vallejo desde una emocionalidad extrema, Contreras desde la ecuanimidad. El ser humano que después de haber tocado el fondo del dolor, sigue en pie con una mirada distinta, reconociendo en la impermanencia su efímero paso por la vida.

Trayecto hacia algunos días contiene versos que abrazan lo áspero, quebrado, o abandonado, pero no aceptando lo terrible como cotidianidad a la que debemos acostumbrarnos con indolencia, sino transformando, a través de una apertura conciente.

Este libro evidencia las distintas realidades que, en la mayoría de los casos, chocan sin verse. Creo entender entonces la propuesta de Contreras, cambiar el choque por el encuentro y la ceguera por la videncia.

Santiago de Chile, 3 de septiembre de 2018.

glad represa.jpg

Gladys Mendía (Maracay, Venezuela, 1975) Técnico Superior Universitario en Turismo. Fue becaria de la Fundación Neruda (Valparaíso, Chile) en el año 2003. Sus libros: El tiempo es la herida que gotea, Paracaídas Editores, Lima, Perú, 2009; El alcohol de los estados intermedios, Editorial El Perro y la Rana y Nadie Nos Edita Editores, San Cristóbal, Venezuela, 2009, teniendo una segunda edición en 2010 por la Fundación Editorial Fundarte, Caracas, Venezuela; La silenciosa desesperación del sueño, Paracaídas Editores, Lima, Perú, 2010; La grita, Homo Scriptum Editores, México y El Barco Ebrio, Estados Unidos, 2011 y Las inquietantes dislocaciones del pulso, Colección Vaca&Porruda, Color Pastel-Fanzine de Poesía #7, Buenos Aires, Argentina, 2012. Sus libros han sido traducidos al catalán, portugués, inglés, sueco y francés. Es editora fundadora de la Revista de Literatura y Artes Los Poetas del 5, desde el año 2004.  http://www.lp5.cl

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s