RESEÑA DE Ernesto González Barnert SOBRE”LA MUERTE DE LA TELEVISIÓN NO SERA TELEVISADA, DEL POETA EMERSSON PÉREZ

Ernesto González Barnert

ernesto

Ernesto González Barnert (Temuco, 1978). Entre sus últimos libros destacan la antología Equipaje ligero (2017), Cul de sac (2016), Playlist (2015), Trabajos de luz sobre el agua (2015) re editada en 2017 por HD, Coto de caza (2013). Obtuvo el Premio Nacional del Consejo del Libro a la Mejor Obra Inédita Poesía (2014), el Premio Nacional Eduardo Anguita (2009) y el Premio de Honor Pablo Neruda de la U. de Valparaíso (2007). Además, es cineasta y Productor Cultural de la Fundación Pablo Neruda.

 

Reseña: #LA MUERTE DE LA TELEVISIÓN NO SERÁ TELEVISADA de EMERSSON PÉREZ

 Por Ernesto González Barnert

El futuro ya no es ese periodo de tiempo en el que prosperan nuestros negocios, nuestros amigos son verdaderos y nuestra felicidad segura, tal como escribía A. Bierce con una pátina de ironía en el siglo pasado. Sino que vino poco después a cernirse sobre todos nosotros como dice Orwell en 1984: “si quieres hacerte una idea de cómo será, imagina una bota aplastando un rostro humano incesantemente.” o Huxley en Un Mundo Feliz “Comí civilización, me sentó mal y enfermé”.

Emersson Pérez nos enfrenta a un libro más que inspirado, lleno de vigor, cuyo principal valor está en lo que gente como Bradbury pedía para sus propios libros que es un volumen que más que predecir el futuro, trate de prevenirlo. Un libro crítico, irónico, cargado de escenas apocalípticas como actuales del mal estar, alrededor del fogón de la cajita tonta, que no tenía nada de tonta (amplificada por los ordenadores, las redes sociales) con respecto al papel de los medios en su influjo y distorsión de la realidad en pequeñas escenas noticiosas o cotidianas.  Un libro que propone una estética sucia de la realidad y del mañana, no sin belleza.

Ok, Emersson Pérez sabe y bien –en vista a los autores que cita desde el título, feroces maestros de la que se nos viene–, que la campaña para sobrevivir aunque ahora este actualmente mediatiazada –o idiotizada–, no es menos cierta, atinente, aunque a ratos no veamos nada nuevo bajo el sol, pero no por eso no existe, es real, y nos tiene del cogote a través de la resilencia, esta dictadura empresarial, cuya arma es el zapping, las redes sociales, nuestro deseo de pertenecer y ser aceptados aunque seamos del que todos se burlan. Cuando entendamos eso, nos revelemos a ser ese Jeremy de ricos y pobres, como entiende Emersson con este poemario, tal vez comience una revolución que no será televisada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s