Reseña a «Un mundo cualquiera» de Gonzalo Vilo, por Felipe Cortés Santander

Parece simple el mezclar la realidad y su rutina con lo inexplicable y lo macabro, pero llegar a buenos resultados con esto no tiene, en verdad, nada de fácil. Con una cercanía y escenarios completamente reconocibles, los relatos cuentan con un magnetismo de diversos y marcados colores: desde la hilarante venganza de un hombre aburrido de las estrellas de la televisión del momento, hasta la repugnante muerte de un animal a manos de una persona sin ninguna clase de escrúpulos, siempre conectados de alguna manera al ambiente musical en el que se desenvuelve su autor, llegando en uno de ellos a unir la presencia de una banda real con una situación bastante acalorada y violenta, demostrando así que la mezcla entre lo verdadero, la rutina tangible, con la ficción, es una de las mejores formas de presentar una idea, un mensaje y, cómo no, contar una historia.

            Parece fácil, pero no lo es: suscitar emociones distintas, medio enterradas en nuestra cabeza, necesita, en primer lugar, de tener que familiarizarse con ellas y de, segundo, no temerle un ápice a sus efectos; el sentir asco, rabia, tristeza, incluso ganas de reír, comprende el saber lidiar con ellas sin remilgos y entenderlas para usarlas como herramientas en vez de dejarlas por ahí como un obstáculo para el lector.

            Después de Dark side, este compilado de relatos viene a demostrar que hay autores que nunca dejan de avanzar, mejorar y buscar una manera para reinventar la rueda sin perder el sello y la forma propia. Y Gonzalo Vilo, por supuesto, es uno de estos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s