Adelanto del libro JUMPER de Francisco Miranda.

LA PITUCA del 12

 

La Pituca del 12, esa que nunca parece envejecer, ahora sacó un marido nuevo, muy joven y bien vestido. Dicen que trabaja en un banco, parece que es cajero o ejecutivo de cuentas. Con éste, ya van a ser cuatro maridos los que trae. Lo raro es que nunca queda viuda de verdad, porque así como llegan, se van. No se demora ni un mes en traerse su nuevo marido. Claro yo le digo marido, pero usted sabe bien que ni siquiera se han casado, o por lo menos no nos han invitado a un casorio como dios manda. Pero bueno, lo que yo quería contarle es que esa Pituca debe tener en su ducha el agua de la eterna juventud, porque sabe qué: ni arrugas tiene; siempre bien arregladita, emperifollada, con polleras coloradas y mucho labio rojo y mucho ojitos pintados. Nadie sabe cuántos años tiene de verdad, pero yo, desde que llegué a vivir con su mamita, siempre la he visto igualita que como ahora se le ve. Y ya llevo mis años por aquí. Hasta yo misma me he puesto más lenta y encorvadita, pero ella, nada, como si fuera cada día más joven, por eso dicen las vecinas que ella debe tener en su ducha el agua de la eterna juventud. También dicen que la Pituca le ha enseñado a todos los jovencitos del barrio eso de los “asuntos de la cama”. Yo nunca he visto nada, pero parece que sí, porque, cuando el río suena, algo debe estar pasando… Dicen que cuando llegó al block, era la amante de un abogado ricachón que venía a visitarla una vez a la semana. Él mismo, comentan, le compró el 12 para tenerla a su regalado gusto. Después dejó de venir. Dicen que murió de viejo, pero que le dejó una herencia de mucha plata y joyas, y que con eso vive… A los pocos meses comenzó a visitarla un caballero gordito, dicen que era un comerciante del barrio Estación, que vendía ropa de novias y lencería. Ese le duró como tres años… Después, me acuerdo, apareció un señor canosito, dueño de caballos de carrera, de esos fina sangre que corren en el Hipódromo y en el Club Hípico. Con ése, le dio por hacer fiestas. No invitaban a nadie, pero se sentían los olores de ricas comidas, la música alegrona, el vozarrón de él y las risas descaradas de ella. Daban unas ganas… pero nunca invitó a nadie, aunque no es mala persona, porque cuando alguien está necesitado y se hacen las colectas, ellas deja sus luquitas y pide que ojalá nadie sepa que ella puso esa cantidad de dinero… Hace como dos años atrás llegó con otro, un pelado muy conversador, que saludaba a medio mundo, como si la conociera a una de toda la vida. Pero dicen que ese le salió un poco malito porque algunas veces le levantó la voz; también dicen que ese era un poquitín sinvergüenza, porque se empezó a quedar a vivir en el 12; pero la doña no le aguantó mucho y lo puso de patitas en la calle… Hacía tiempo que no traía a alguien tan seguido. Siempre llegaba con alguno distinto, cada vez más joven que ella, pero fíjese que no se le notaba la diferencia. Por eso yo creo que esa Pituca del 12 tiene en su ducha el agua de la eterna juventud, porque ¿de qué otra forma puede una entender que no se vuelva vieja y apagá?, no digo yo como una que es medio campechana, pero como toda mujer mortal… Bueno lo que le quería contar ahora es que tiene nuevo marido, como les digo yo. Es buen mozo el hombre, los vi ahora saliendo del 12, cuando yo estaba barriendo el pasillo. Claro que usted me dirá que cómo voy a verla si ella está en el primer piso y yo en el tercero, pero lo que pasa es que asomé por el balcón a echar una miradita y ahí mismo justito que los vi. Salieron abrazados y tomaron un taxi para el centro pienso yo que iban, aunque en verdad no tengo idea.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s