Reseña: Siameses de sueño de Andrés Torres Meza por Luigi Lanino.

Creo que no hay nada en lo absoluto que deba tratar de explicar la poesía. Ornamentar una rigurosa exégesis con “academicismos” la mayor de las veces solo empaña la escritura en sí. Desde ese punto de vista, situarse en la contemplación de la poesía podría resultar sumamente difícil, y obviamente no hará sentir a todo el mundo lo que quisiéramos que tal o cual escrito lo que premeditadamente causó en su génesis. Y creo que es el caso de siameses de sueños. Contemplarlo, hilando todo su recurso estético; la intensa vida en mi cuerpo, como reza el epígrafe de Nervo, resulta de difícil lectura. Difícil pero, inundada de imágenes donde se desnuda el poeta como un refinado escalpelo. Diminuta y filosa hoja de metal que va zanjando el dolorido parto para luego contraerse de gérmenes y preparar la taxidermia: el inusitado devenir de dos cuerpos, pequeñísimos cuerpos siameses en un retorcido sueño; único o, tal vez dos distintos por cada mollera.

Se retorcían vuestros cuerpos de lombrices.

Un solo cuerpo, un nuevo útero de concreto… así Torres Meza da paso al refinado y obscuro trabajo de tanatopraxia, de cadena perpetua quirúrgica en un cuarto con poca luz dentro de varios sueños. Parafraseando al joven de Charleville; nadie nunca podrá sentarte en sus rodillas, he injuriar tu belleza: una sentencia para el futuro craneópago, creatura aun invertebrada que se desliza con piececitos azulosos o, como el bicho insano que recorre las entrañas del autor:

Quería repasar tus facciones

Quería inaugurar tu corazón

Quería revolver el líquido amniótico

Quería invadir tu Útero tu líquido…

Con los cortes ya perpetrados, el formol recorriendo el interior, las imágenes son reales, como los guantes de látex antes del examen prostático, bajo la epidermis, todas las oraciones:

EXTERMINAR EL PORTAL DE CARNE…

Tal vez nadie es apto para este mundo cefálico pero, aun así caímos como larvas crucificadas desde el interior de cada vagina, ¿nos acercaremos alguna vez a esas pieles?: es lo que sufre la ansiedad maniática de un asesino ante su presa, contención y preparación homicida como Maldoror afilando sus colmillos en la corteza del árbol.

Santiago, 2016.

2 comentarios en “Reseña: Siameses de sueño de Andrés Torres Meza por Luigi Lanino.

  1. miguel dijo:

    Un vomito bello , sobre lamparas rodillas y dedos
    una especie de orgasmo furioso
    una pus sobre la piel
    sangre y líquidos
    olor a hospital olvidado

    La poesía del calvo torres
    en este particular
    me hace vomitar de gusto y goce

    Sangrar de poesía uterina
    abierta vagina peluda y mal oliente
    maravillosa prosa

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s